Matriz - teoría

Porque lo que merece existir también merece ser conocido, pues el conocimiento es la imagen de la existencia; y las cosas mezquinas y espléndidas existen por igual.
Francis Bacon

  • La paradoja EPR de Albert Einstein, Podolsky y Rosen confirmó la "acción a distancia". Gracias a la energía cuántica, estamos conectados en todo momento a la gente que nos rodea, especialmente a los más cercanos. En 1935, Einstein, Podolsky y Rosen llevaron a cabo el experimento de la Paradoja PER, la cual identificaba el fenómeno "acción a distancia". Los experimentos con acción a distancia nos muestran que, gracias a la energía cuántica, estamos conectados en todo momento a la gente que nos rodea, en especial a los más cercanos o a aquellas personas con quien hayamos conectado hace poco, al estilo de una coneción inalámbrica.1
  • El fenómeno EPR descrito por Einstein, Podolsky y Rosen, según el cual las partículas, independientemente de la distancia entre ellas (prácticamente dispersas por todo el universo) se conocen, pueden sincronizarse y, de hecho, lo hacen. ¿Pero qué significa esto? Significa que todo está conectado a todo. Si piensas en un efecto a larga distancia, lo primero que te viene a la mente son señales o cosas así, pero este fenómeno no tiene nada que ver con señales. Es más bien una situación en la que, por ejemplo, piensas en Londres justo ahora...."Y Londres aparece ante ti".2
  • De acuerdo a la teoría cuántica, las partículas entrelazadas se comportan como si tuvieran una conexión inmediata entre ellas capaz de atravesar el universo entero. Puesto que todo, incluso nosotros, está compuesto de partículas, ¿podría ese enredo explicar los fenómenos paranormales como la telepatía? Los estudios sobre los procesos bioquímicos en células vivas mostraron asimismo correlaciones en las características de las partículas, de la misma manera que aparecen en el entrelazamiento. El resultado es que este entrelazamiento se considera un factor importante del funcionamiento de la mente humana. El Nobel de física Brian Josephson, de la Universidad de Cambridge, va más allá: cree que el entrelazamiento podría ser, de hecho, la causa de la telepatía que tanto tiempo se lleva buscando.3
  • Experimento EPR. Los estudios del neurólogo mexicano Jacobo Grinberg-Zylberbaum han probado la conexión entre cerebros humanos a distancia. Hay prueba de que esta idea tan absurda no está alejada de la realidad. Los experimentos realizados por el neuropsicólogo Jacobo Grinberg-Zylderbaum y sus compañeros, junto con aproximadamente otros 20 estudios, demuestran directamente la noción de la conexión cuántica no local entre cerebros humanos.4
  • 60 mil millones de neutrinos por segundo crepitan en cada centímetro cuadrado de nuestro cuerpo (Cazador de la Partícula Fantasma).5
  • Incluso un hombre irradia alrededor de 5 000 partículas fantasma misteriosas, porque los átomos de plomo se deterioran en el cuerpo humano.6
  • El hecho de que, según la ecuación de Einstein, todo es energía, significa obviamente que el amor también es energía, y que tiene su frecuencia como todos los tipos de energía.7
  • La frecuencia de resonancia de 7.83 Hz de Schumann se corresponde exactamente con la frecuencia cerebral. Estamos unidos a la Tierra de manera inseparable y nuestro cerebro está en conexión con ella.8
  • Nosotros y los Otros Vittorio Gallese y Giovanni Buccino: desde las neuronas espejo a la compasión. Cada individuo tiene una tendencia natural a identificarse con los de su misma especie. Lo hacemos en situaciones muy sencillas, como las descritas, pero también cuando compartimos otros momentos de dolor o alegría inmensos. Un descubrimiento más reciente en neurofisiología nos permite explicar los mecanismos que utiliza nuestro cerebro para hacer que entendamos las acciones de otras personas y nos identifiquemos con ellas: el descubrimiento de las neuronas espejo.9
  • Programación de una matriz?

Como se menciona con anterioridad, se reúne la información en el campo universal (campo de experiencia, psicológico, de punto cero, "mar de oportunidades"), se almacena, se utiliza de forma inteligente (orientación a objetivos) y se combina con sentido. En ese momento puedes hacer una analogía con el internet: Las contribuciones individuales crean un campo de información enorme. En la fase de superposición universal ("mar de posibilidades), los qubits se pueden corresponder sin límite en espacio y tiempo, es decir, instantáneamente y no localmente, en una capacidad "infinita". Se estima que esta capacidad de información es de unas inimiaginables 10107 posibilidades de estado por volumen de Planck. (Escala de Planck: 1033 cm es la unidad mínima fundamental. El volumen de Planck es, por tanto, de 10-33(3) [= 10-99] centímetros cúbicos. El volumen de Planck puede cambiar dentro del tiempo de Planck de 1041 segundos).

Todas las interacciones del universo transmiten no solo energía, sino también información. Las partículas no solo colisionan, sino que también calculan. Con un cálculo avanzado, la realidad se desarrolla (Lloyd 2006).

Los espines cuánticos están sujetos a entrelazamiento, se sabe desde hace tiempo. Huping Hu y su mujer Maoxin Wu aprovecharon este conocimiento para intentar algo. ¿Es posible enterlazar los espines de moléculas de agua con los espines de fármacos y encontrar el efecto de los fármacos en el agua? Esto funciona a la exactitud y es reproducible. Con una condición: Para obtener la energía para entrelazar, se necesita una fuente coherente, como un láser, un campo magnético o un microondas. Si bebes agua entrelazada de esta manera, los resultados son los síntomas que tendrías en caso de tomar el fármaco, en este caso un anestésico (Hu/Wy 2006).10

  • Lo que descubrió Heisenberg fue como un puñetazo encima de la mesa: el observador subjetivo cambia la realidad aparentemente objetiva. O, de manera más radical: No existe la realidad objetiva. Todo está en movimiento. El fafctor decisivo siempre es la consciencia de tener un impacto en los acontecimientos: la mente conforma la materia. Este reconocimiento supuso obviamente una conmoción para la corriente científica tradicional. Se había forjado una nueva concepción del mundo y se le había dado la vuelva a certezas antiguas. Para los intransigentes, era una provocación.11
  • Unos 200 años después de Newton, Albert Einstein presentó su famosa ecuación E = mc2, según la cual la energía y la materia tienen una relación tan fundamental que son lo mismo.

Estamos conectados con todo en el campo cuántico. Como todo en el universo, nosotros también estamos conectados de alguna manera con el mar de información que existe más allá del espacio físico y del tiempo. Aunque no entramos en contacto con los elementos físicos en el campo cuántico y ni siquiera estamos cerca de ellos, podemos no obstante influir en ellos y, a su vez, ellos influyen en nosotros. El cuerpo físico consiste en unos patrones organizados de energía e información, unidos con todo en el campo cuántico. Tú y el resto de las personas enviáis un patrón o una marca particular de energía. Cada cosa material emite constantemente patrones particulares de energía cargados de información. Tu variable estado mental cambia de manera consciente o inconsciente esta marca de un momento a otro, porque eres mucho más que un cuerpo físico: Eres una consciencia que expresa varios niveles mentales a través del cuerpo y del cerebro.12

  • Hay un experimento interesante que se llevó a cabo en distintas parejas. Una persona se quedó en una habitación blindada electromagnéticamente, mientras que se le dijo a la otra que pensara en su compañero o compañera. Las mediciones del electroencefalograma revelaron la presencia repentina de ondas cerebrales iguales que las de su pareja aislada. ¡La materia no existe en realidad! Dicen que la materia no está hecha de materia, sino de ondas que se relacionan entre sí e intercambian información. Por lo tanto, la idea del mundo de separaciones se ha abandonado. Todo en el universo está relacionado, o como dicen los físicos cuánticos, entrelazado cuánticamente. Todo intercambia información de forma permanente con todo. Por eso se conoce a la física cuántica también como física de la información o física de relaciones.13
  • Kevin Kelly, Somos polvo de estrellas

¿De dónde somos? La explicación de que hemos sido creados en las estrellas me suena profunda, elegante y atractiva. Implica que la mayoría de nuestros átomos están hechos de partículas más pequeñas creadas en el horno de estrellas ya desaparecidas hace tiempo. Solo nuestros arcaicos bloques de hidrógeno nacieron antes que las estrellas.14

  • No puedo encontrar casi nada más poético, hablando del universo, que el hecho de que en realidad, todos los átomos de nuestro cuerpo llegaron a ser una estrella que explotó. Es más, los átomos de mi mano derecha probablemente hayan salido de una estrella diferente que los de mi mano izquierda. Somos todos hijos de las estrellas, literalmente, y nuestro cuerpo está hecho de polvo estelar.
  1. Los planetas se mueven alrededor del Sol en órbitas elípticas.
  2. La línea de conexión ("rayo de luz") entre un planeta y el Sol explora los mismos espacios en periodos idénticos.
  3. El cuadrado del tiempo de rotación de un planeta alrededor del sol es directamente proporcional al cubo del semieje de su trayectoria grande.

Estas reglas pusieron las bases de las leyes universales de gravitación que Newton formuló casi cien años más tarde.15

  • La radiación cósmica

Más rico en energía que el mayor acelerador

A nuestra Tierra se le bombardea continuamente con núcleos de gran energía atómica desde el espacio que se describen como radiación cósmica, ya que su influencia aumenta con la altura en la atmósfera. Los núcleos atómicos entrantes reflejan las abundancias elementales del universo: los núcleos de hidrógeno (protones) son los más comunes con un 87% aproximadamente. Además, hay alrededor de un 12% de núcleos de helio (partículas alfa) y alrededor de un 1% de núcleos atómicos más pesados.

La energía cinética de los núcleos ocupa un campo energético muy amplio y cuanto mayor sea su energía cinética, más escasos son. En el intervalo de varios miles de millones de electronvoltios (GeV), muchas partículas por metro cuadrado chocan con la atmósfera superior de la Tierra. Pueden provenir de nuestro Sol.16

  • Cuando dos objetos cuánticos, por ejemplo electrones o protones, contactan el uno con el otro, sus estados cuánticos (por ejemplo, las descripciones matemáticas de sus características) se combinan o se cruzan. Desde ese momento, los destinos de ambos objetos cuánticos se entrelazan, independientemente de lo lejos que se puedan encontrar el uno del otro en el futuro.17
  • De hecho, la imagen de pulsar una serie de botones es demasiado compleja y lineal para poder describir con precisión la impresionante habilidad de nuestro subconsciente para procesar datos. Se estima que la parte del cerebro responsable del inconsciente procesa hasta 40 millones de impulsos nerviosos por segundo. Por otro lado, el córtex prefrontal, más pequeño y consciente, solo puede lidiar con 40 impulsos nerviosos por sesgundo. Esto significa que: El subconsciente es 40 millones de veces más rápido a la hora de procesar información que la consciencia.18
  • Nuestros pensamientos tienen un poder tremendo.

Al igual que las señales de radio, nuestras ideas transmiten nuestras convicciones y expectativas al campo cuántico (al que llamo el campo de potencial ilimitado, FP). Lo que ocurre nuestra vida tiene una correspondencia exacta con lo que irradian nuestras ondas. Los físicos cuánticos han demostrado que es imposible observar algo sin ejercer influencia sobre ello. Esto se conoce como la paradoja del observador. Este efecto pone patas arriba todo lo que creíamos hasta ahora en relación con el funcionamiento del mundo. ¡Pero las posibilidades que ofrece son absolutamente alucinantes! Por lo tanto, esto quiere decir que:

  1. No estamos rodeados por la realidad 3D que representa todo lo que existe, como pensábamos.
  2. No somos víctimas indefensas.
  3. Una multitud de multidimensiones ha estado esperando para que la usemos de forma creativa.19
  • El cerebro humano comprende unos cien mil millones de neuronas (a), cuyos cuerpos que miden de 30 a 80 micrómetros están conectados entre sí por medio de la emisión y recepción de impulsos: axones y dendritas (b). Esta transferencia de información ocurre en puntos de contacto de unos cientos de nanómetros, las sinapsis. Cuando una señal eléctrica llega a la pre-sinapsis, las sustancias mensajeras se liberan y llegan a la presinapsis a través de la hendiduda sináptica para desde allí emitir una nueva señal eléctrica.20
  • Posible sin química: Sinapsis eléctricas

Casi todos los contactos a través de los que viajan las señales de una neurona a otra pertenecen al tipo de sinapsis químicas. En ellas, los impulsos eléctricos provocan la liberación de sustancias químicas de transporte que atraviesan la hendidura sináptica hasta llegar a la neurona vecina. Allí, liberan una señal eléctrica (ver imagen a la derecha). Es enrevesado y lleva tiempo.

Una transmisión de señales eléctricas a través de sinapsis tiene lugar mucho más rápido. Las sinapsis están compuestas de proteínas; las llamadas conexinas que forman pequeños canales entre células vecinas. De esta manera permiten una trasnferencia directa y casi sin retraso de los impulsos eléctricos. Estas conexiones se encuentran, por ejemplo, en los músculos cardiacos y aseguran que se contraigan de una forma coordinada y rápida.21

  • Dentro de ti también hay un mundo de ondas

Por lo tanto, no vives sólo en un mundo que cambiando de una forma a otra, donde hay un número ilimitado de posibles realidades paralelas, donde todo cambia y las ondas de energía se propagan en todas direcciones, sino que tu propio cuerpo también está sujeto a cambios en el microcosmos de tu vida personal.

Me han preguntado muchas veces: ¿de dónde viene la energía? ¿Desde qué fuente se suministra? ¿Se puede agotar un día? La respuesta más importante es esta: Tenemos entre manos un fenómeno que la mayoría de la gente sigue sin comprender en su medida infinita.

Todo es energía. Esta es la definición más avanzada científicamente, además de la definición espiritual antigua del universo. Por eso las energías no solo son capaces de crearnos y mantenernos, sino también de protegernos y curarnos. Gracias a unos flujos de energía libre podemos llevar una vida saludable y feliz a pesar de todas las cargas diarias. Los físicos cucánticos responden a estas preguntas con una coherencia tranquila. Al final, dicen, el universo entero es un conglomerado de patrones de ondas. Un sistema homogéneo que permite diferencias solo a nivel de percepción. No onbstante, no se puede seguir manteniendo una oposición sustancial de materia y energía.22

  • Por otro lado, el interrogante de dónde saca la materia su energía sigue siendo un rompecabezas para los físicos cuánticos. Las partículas elementales, como por ejemplo los electrones, obtienen su energía de una fuente que obviamente está más allá de nuestro espacio-tiempo. De hecho, algunos físicos calculan que los electrones tienen una vida casi eterna.

Entremos en profunidad en lo que significa el término "universo" (Universus). La palabra deriva del latín. Universo significa, literalmente, todo. Se divide en "unsus" y "versus", lo que se puede traducir como "uno y todo lo que le rodea". La particularidad de este término reside en su validez universal: El universo está formado por la totalidad de fenómenos, acontecimientos y movimientos.

Sin embargo, es precisamente el campo magnético de la Tierra el que marca una interesección de energías universales. Ya que varía, y esas variaciones dependen en concreto de las influencias de vibraciones extraterrestres. La frecuencia de resonancia primordial de la Tierra es de 7.5 a 8 Hz. Deriva de las leyes físicas de un resonador que responde a las frecuencias del universo. El físico Schumann formuló en los años cuarenta una hipótesis correspondiente con base en sus cálculos. Hasta unas décadas después no se pudo confirmar su exactitud con mediciones.23

  • De repente, he descubierto que la vida de una célula está determinada por su entorno físico y energético, y no por sus genes. Los pensamientos positivos tienen un efecto positivo en el comportamiento y en los genes, pero solo si coinciden con la programación subconsciente real. Buenas vibraciones, malas vibraciones y el lenguaje de la energía. La medicina clásica ha ignorado considerablemente el papel de la energía como portador de información, pero ha aplicado técnicas de exploración no invasivas que leen precisamente esos campos de energía. Los físicos cuánticos han desarrollado dispositivos que permiten el análisis de la emisión de frecuencias de sustancias químicas particulares. Estos dispositivos pueden determinar la composición molecular de materiales y objetos. Se desarrollaron aún más por motivos médicos para permitir hacer las lecturas del espectro de energía que emiten nuestros tejidos y órganos. Como la energía atraviesa el cuerpo con facilidad, estos dispositivos modernos pueden reconocer enfermedades mediante métodos no invasivos como el TAC, la resonancia magnética o el PET. Los médicos detectan disfunciones dentro del cuerpo porque la energía espectral de los tejidos sanos es diferente al de los enfermos.24
  • Empecemos por las partículas subatómicas, los electrones y los quarks. Tienen un espín específico, así que realizan un movimiento de rotación. El eje del espín rota en una dirección que se puede determinar con mediciones. No obstante, pasan cosas extrañas durante esas mediciones. El físico cuántico Paul Davies realizó un experimento con éxito. Este experimento se convirtió en algo legendario. Construyó un campo magnético y determinó la dirección de la rotación de los ejes del espín. Las direcciones de otros ejes de espín deberían determinarse con relación a esta dirección de referencia, pero sin el campo magnético. El investigador midió y observó que los ejes de los electrones rotan sin campo magnético en la misma dirección que había determinado como dirección de referencia dentro del campo magnético anteriormente. Era como si los electrones fuera del campo magnético se hubieran infectado. Davies repitió los cálculos varias veces y el espín siempre era paralelo al campo. Después, Davies armó el campo magnético con una dirección nueva. Inmediatamente, los ejes de los espines de las partículas estudiadas fuera del campo cambiaron en consonancia. Por lo tanto, Davies describe que las partículas reproducían la rotación prefijada- Da la impresión de que las partículas sabían la intención del investigador y elegían siempre la dirección previamente definida como referencia.

De nuevo, a modo de recordatorio: la coherencia es la interferencia o la capacidad de superposición de las ondas, mientras que las amplitudes de campo de fuentes de fotones espacialmente diferentes se refuerzan o se merman mutuamente. De esta manera, se da un estado organizado en el que las ondas construyen un campo de comunicación cohesionado y se alinean las unas con las otras; en el caso de los fotones no coherentes (caóticos o térmicos), las interferencias se rompen en un periodo de tiempo muy breve.25

  • Tu cuerpo está compuesto por 7 000 000 000 000 000 000 000 000 000 (siete mil cuatrillones) de átomos.26
  • Todas las cosas en tu mundo, todo lo que tocas, independientemente de su densidad o tamaño, es básicamente un conjunto de cargas eléctricas que interactúan con el océano omnipresente de campos energéticos, como la resistencia electromagnética. Como afirmó Hal más tarde, la masa no es igual a la energía: la masa es energía.27
  • Estamos hechos de las mismas partículas elementales que el resto de nuestro mundo físico. Para empezar, tomemos las aproximadamente 102? partículas elementales (quarks y electrones) que componen nuestro cuerpo. Las 100 millones de neuronas de las que aproximadamente se compone nuestro cerebro transmiten de continuo señales eléctricas, lo que requiere el movimiento de aproximadamente miles de trillones de átomos, sobre iones de sodio, potasio y calcio. Tres cuartos de nuestro cuerpo están compuestos por partículas de agua que se reponen más o menos una vez al mes, mientras que las células cutáneas y los glóbulos rojos se reponen cada pocos meses.28
  • "Arrastre" es un término en física que significa que dos sistemas oscilantes se sincronizan. El matemático holandés Christiaan Huygens acuñó el tema en 1665 después de que descubriera que dos de sus relojes de péndulo, que se encontraban próximos el uno al otro, habían comenzado a oscilar al unísono.

También está relacionado con la resonancia, o la capacidad que tiene cualquier sistema para absorber más energía de lo normal en una frecuencia específica (el número de altibajos en un segundo). Cualquier objeto que vibre, incluso una onda electromagnética, tiene sus frecuencias preferidas, llamadas "frecuencias de resonancia", en las que vibrar le resulta más fácil. Cuando "escucha" o recibe una vibración de otro lugar, deja de prestar atención a todos las frecuencias y solo presta atención a su propia frecuencia de resonancia. Es como una madre que reconoce a su hijo al instante entre una multitud de niños. Los planetas tienen resonancias orbitales. Nuestro sentido del oído funciona mediante una forma de arrastre: partes diferentes de una membrana del oído interno resuenan a diferentes frecuencias de sonido. La resonancia se da incluso en el mar, como en el caso de la resonancia de la marea de la Bahía de Fundy, al nordeste del Golfo de Maine, cerca de Nueva Escocia. Armour descubrió la presencia de neurotransmisores en el corazón que emiten señales e influyen en los aspectos más avanzados del pensamiento en el cerebro. McCraty descubrió que el tacto, e incluso concentrarse mentalmente en el corazón, causan un arrastre de ondas cerebrales entre personas. Cuando dos personas se tocaron mientras concentraban pensamientos llenos de amor en sus corazones, sus ritmos cardiacos se empezaron a cohesionar y cada uno comenzó a arrastrar el cerebro del otro. 29

  • El cosmos autorregulador

El despliegue continuo del orden cósmico ha provocado la formación de estructuras complejas a cualquier escala de tamaño. Desde el punto de vista astronómico, las estructuras más pequeñas se encuentran en el sistema solar. Es curioso que aunque los movimientos planetarios ya llevan tiempo ofreciendo uno de los mejores ejemplos de la aplicación exitosa de las leyes de la física, todavía no entendemos del todo el origen del sistema solar. Las órbitas planetarias poseen un cierto orden poco común, incluso misterioso. Por ejemplo, la famosa ley de Bode (de hecho, se la debemos al astrónomo Titius) que trata sobre las distancias de los planetas al Sol. Resulta que en la sencilla fórmula rn = 0.4 + 0.3 x 2n, donde rn es el radio de la órbita del planeta número n desde el sol, medido en unidades del radio de la órbita de la Tierra, aplica a todos los planetas menos a Neptuno y a Plutón dentro de un intervalo de un mínimo porcentaje. La ley de Bode pudo predecir correctamente la existencia del planeta Urano, e incluso predice la presencia de un planeta "ausente" donde se encuentra el cinturón de asteroides. A pesar de este éxito, no hay base teórica establecida para esta ley. O la situación ordenada de los planetas es una coincidencia o un mecanismo físico desconocido hasta ahora ha dirigido la organización del sistema solar de esta forma.

Gravedad: la fuente del orden cósmico

De las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza, solo la gravedad funciona a distancias cosmológicas. En este sentido, la gravedad impulsa el cosmos. Se encarga de dar lugar a la estructura a gran escala del universo y, dentro de esta estructura, las otras fuerzas desempeñan sus papeles. Los físicos y los astrónomos llevan tiempo señalando que la gravedad es peculiar en el sentido de que organiza la materia. La clave de las capacidades de estructuración únicas de la gravedad es su capacidad universal de atracción y su gran alcance. La gravedad atrae a todas las partículas de materia del universo y no puede filtrarse. Sus efectos son, por lo tanto, acumulativos y se intensifican con el tiempo. La lección de la paradoja EPR es que los sistemas cuánticos son esencialmente no locales. En principio, todas las partículas que hayan interactuado entre sí pertenecen a una función de onda única, una función de onda global que contiene un asombroso número de correlaciones. Incluso se podría considerar (algunos físicos lo hacen) una función de onda para todo el universo. En un sistema tal, el destino de cualquier partícula está unido de manera inseparable al destino del cosmos en su conjunto, no en el sentido trivial de que puede experimentar fuerzas de su entorno, sino porque su propia realidad está entrelazada con la del resto del universo.30

  • Para empezar, para que estés aquí y ahora, billones de átomos a la deriva han tenido que juntarse de una forma intrincada y extrañamente amable para crearte. Es una disposición tan especial y particular, que nunca se ha intentado antes y solo existirá una vez. Durante los años venideros, esperamos que estas diminutas partículas se empeñen en los billones de esfuerzos diestros y cooperativos que son necesarios para mantenerte intacto y dejarte experimentar el muy agradable, pero en general infravalorado estado que se conoce como existencia.

No queda sin usar ni el ancho de un átomo. Hay actividad en todas partes. La energía eléctrica rige todo. La mayoría probablemente no lo sintamos, pero todos somos células eléctricas. La comida que comemos y el oxígeno que respiramos se combinan en las células para crear electricidad. La razón por la que no nos damos descargas enormes o no quemamos el sofá al sentarnos es que ocurre a una escala diminuta: 0.1 voltios de nada viajando a distancias que se miden en nanómetros. Sin embargo, si amplías la escala se traduciría en 100 campos eléctricos por metro, mucho más potente que el núcleo de un rayo.31

  • Rizzolatti llegó a la conclusión de que dentro del cerebro de primates y humanos no debe haber diferencia entre observación y acción. Para darle sentido a todas las experiencias que ocurren a nuestro alrededor, solo podemos imaginarlas si las procesamos mentalmente. Entendemos las acciones de otros al simular la experiencia completa desde nuestra atalaya personal, como si nos ocurrieran a nosotros. Rizzolatti se dio cuenta de que habían descubierto algo fundamental en la neurobiología de comprensión Comenzó a referirse al fenómeno como efecto espejo, ya que las neuronas tenían un objetivo doble: empujar el movimiento de los músculos y percibir el movimiento de otros.

Convencidos de haber descubierto un importante medio de conexión entre el cerebro y el mundo exterior, Rozzolatti y su equipo redactaron un humilde trabajo que detallaba un año de sus investigaciones y lo enviaron a la prestigiosa revista científica Nature. Allí, lo rechazaron de mano por no ser suficientemente interesante para gente de campos diferentes a la neurociencia. Gracias a un contacto personal, Rizzolatti consiguió publicar al final el trabajo en la revista Experimental Brain Research. Cinco años más tarde, después de que se difundiera el artículo y se pudieran digerir sus repercusiones, Brain, la revista de neurología más importante, incluyó una versión actualizada de la investigación original y la publicó de inmediato.

No solo imitamos las emociones de otros, sino que también las sentimos profundamente en nuestro cuerpo. Estamos tan sintonizados al panorama emocional que nos rodea, que un entorno positivo o negativo afecta a nuestro cuerpo y a sus capacidades funcionales. Las celulas asesinas naturales –la primera línea de defensa del sistema inmunitario contra el cáncer y muchos virus– sufren reacciones extremas al estrés de nuestras vidas, sobre todo al estrés social. Se han observado grandes bajadas en el número y en la actividad de estas células durante discusiones e incluso durante conflictos pequeños. Asimismo, se ha comprobado que el estrés social afecta al funcionamiento del eje hipotálamo-pituitaria-suprarrenal, uno de los principales reguladores de la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades. El psicólogo David Spiegel y sus compañeros han encontrado una conexión entre las desavenencias conyugales y los efectos negativos en los ritmos de cortisol del cuerpo, lo que hoy en día se considera un factor de riesgo para una mortalidad prematura por cáncer.32

  • Desde el principio, dos personas que forman pareja buscan similitudes. Cuantos más parecidos encuentren, más pensarán que están hechos el uno para el otro, y más seguros están de que su amor será para siempre.

Siempre nos buscamos a nosotros mismos en otras personas. Si estamos en la misma longitud de onda que nuestra pareja, las crisis o las diferencias de opinión no nos separarán. Toda relación atraviesa crisis, sobre todo cuanto más dure. Pero las crisis también pueden significar catarsis y curación. Ese es el significado profundo de la crisis. Crecerremos y curaremos aquellos traumas de la infancia sin resolver. Esto puede dejar huella en la relación. Pero una pareja en resonancia sobrevivirá cualquier prueba de estrés. Las crisis se superan juntos. Nada en el mundo puede cuestionar la sensación de ser el uno para el otro.33

  • Hay una corriente de pensamiento en neurociencia que sugiere que el libre albedrío es un mito, que el preconsciente informa a la mente consciente, la cual actúa como si tomase una decisión, cuando en realidad, nuestra forma de proceder ya estaba decidida antes de que nos diéramos cuenta. Algunos están preocupados de que si es verdad, el amor podría ser como física cuántica, en la cual el simple acto de observar dos partículas entrelazadas cambia sus carácteres. Si pudiéramos ser conscientes de los mecanismos cerebrales que impulsan amor¿podríamos echarlo a perder?34
  • Por qué nuestros pies están pegados al suelo?

En una palabra: ¡gravedad! La gravedad es una fuerza universal de atracción entre todas las masas. Hasta donde sabemos, afecta a todo en el universo. La fuerza de la gravedad, por leve que sea, crece con la masa. Aunque es despreciable en cuerpos pequeños, se puede apreciar en cuerpos grandes: la Tierra, el Sol, la galaxia.

¿Qué nos protege de los peligros del espacio?

Las partículas cargadas, como protones (núcleos de hidrógeno) y electrones viajan por el espacio a una velocidad cercana a la de la luz. Una alta carga energética hace que sean peligrosos. El campo magnético terrestre desvía esas partículas y mantiene la mayoría a raya. La Luna y Marte (campo muy pequeño) son lugares más peligrosos.

¿Qué se siente en el espacio cósmico?

De hecho, el espacio interplanterio contiene unos 10 átomos por cm3 (un buen vacío terrestre contiene 100 000 y el aire a nivel del mar, 30 trillones).

¿Estamos hechos de polvo de estrellas?

El universo, con sus agujeros negros, nebulosas y estrellas en explosión, parece no tener conexión con nuestras vidas. Nada más lejos de la realidad. El hierro de tu sangre, el calcio de tus huesos, el oxígeno que llena tus pulmones... Todo se ha forjado dentro de estrellas que habían muerto antes de que la Tierra naciese. Los astrólogos no tienen culpa de estar locos, sino de no estar lo suficientemente locos. Estamos más conectados con las estrellas de lo que podían haber imaginado. ¿Quieres ver un trozo de estrella? Levanta tu mano. Eres polvo estelar hecho carne. Literalmente, fuiste creado en el cielo.

¿Qué son las estrellas de neutrones y los púlsares?

Curiosidad: podrías meter toda la raza humana en el volumen de un terrón de azúcar. ¿Por qué? Porque la materia está asombrosamente vacía. Puedes pensar de forma ingenua en un átomo como un diminuto sistema solar, con electrones que orbitan como planetas y un pequeño "núcleo" central como el Sol. Pero la imagen de un átomo como mini sistema solar no consigue expresar lo increíblemente vacío que está el átomo. Es un 99.9999999999999% de espacio vacío. Si pudieras sacar todo el vacío de los átomos de toda la gente del mundo, la humanidad cabría efectivamente en un terrón de azúcar. No es solo una teoría loca. Hay objetos en el espacio exterior en los que ese espacio vacío se ha expulsado de sus átomos. Las estrellas de neutrones.

¿Cómo influye la Luna en la Tierra?

Al contrario de lo que cree la gente, las mareas de la Tierra no ocurren por culpa de la gravedad de la Luna, sino por las diferencias en la gravedad de la Luna.

¿Es nuestro sistema solar especial?

El sistema solar tiene una estructura ordenada: los planetas orbitan en el mismo sentido y más o menos en el mismo plano. Probablemente esté relacionado con el origen del sistema.

¿Qué interceptan los radiotelescopios?

Las ondas de radio son ondas electromagnéticas de una longitud superior a 1 cm. Representan la parte de menor energía de todo el espectro electromagnético.

¿Qué son los rayos cósmicos?

Alrededor del 90% de rayos cósmicos son protones (núcleos de átomos de hidrógeno), 9% son partículas alfa (núcleos de helio) y 1% son núcleos más pesados. Cuando colisionan con moléculas de aire, los rayos cósmicos producen lluvias de partículas secundarias y un brillo muy débil conocido como radiación de Cherenkov. Los detectores de partículas instalados en tierra firme y extendidos en áreas vastas registran esas lluvias de aire. Los detectores ultrasensibles de luz registran la radiación Cherenkov.35

  • El electromagnetismo aporta mucho más que encender nuestra televisión y mantener las facturas pegadas a la puerta de la nevera. Es una de las fuerzas fundamentales que controlan el cosmos. La electricidad y el magnetismo naturales están en todas partes. Sin embargo, antes de poder debatir sobre las propiedades del universo electromagnético, es necesario considerar cómo medimos y describimos estas fuerzas. A todo el mundo le suena el voltaje y la corriente. Por ejemplo, el ordenador en el que estoy escribiendo estas palabras se abastece de un voltaje de 240 voltios a una corriente de 1.5 amperios. Pero pensemos un poco más en qué significan estos términos en realidad. La corriente simplemente mide la frecuencia a la que fluyen los electrones a lo largo de un cable. Una corriente de un amperio se produce cuando aproximadamente 6 241 509 600 000 000 000 electrones pasan por un punto determinado cada segundo. El voltaje es un concepto un poco más abstracto: Mide la fuerza de la potencia con la que se empuja a los electrones a lo largo del cable.

Extremos de gravedad. La gravedad es una fuerza común. Todas las partículas de materia del cosmos ejercen una atracción gravitatoria sobre todas las demás partículas. Aunque la única gravedad que puedas "sentir" ahora mismo es la de la Tierra tirando de ti hacia abajo, la gente y los objetos a tu alrededor también experimentan tu pequeña atracción gravitacional, al igual que cualquier planeta, estrella y galaxia del universo. Aunque la gravedad es común, es sorprendentemente débil. Puedes probarla tocando un clip con un imán y levantándolo. La atracción magnética es mucho más fuerza que la gravitacional y permite que un pequeño imán supere la atracción del planeta Tierra entero. La principal diferencia es que la atracción magnética no se extiende a distancias largas, mientras que la gravedad está en todas partes. No puedes protegerte o esconderte de la gravedad, no puedes eliminarla. Todo lo que se encuentra en el universo experimenta la atracción gravitatoria de todo lo demás.36

  • Sabemos que un mol de sustancia contiene un número fijo de átomos o moléculas que la conforman. Ese es el número de Avogadro, un poco más de 6 x 1023. Entonces, he aquí la respuesta. El peso del cubo de hielo que sientes en la palma de tu mano es la combinación de las masas de 6 x 1023 moléculas de H2O, o un cuatrillón ochenta mil trillones de protones y neutrones.37
  • Los físicos ya saben desde hace un siglo que el acero sólido en realidad es en su mayoría espacio vacío, ya que los núcleos atómicos que representan el 99.95% de la masa son pequeñas bolas que apenas llenan un 0.0000000000001% del volumen. Este casi vacío da la sensación de ser sólido porque las fuerzas eléctricas que mantienen estos núcleos en su lugar son muy potentes. Asimismo, las medidas precisas de las partículas subatómicas han desvelado que parecen ser capaces de estar en varios lugares al mismo tiempo; un rompecabezas conocido en el núcleo de la física cuántica.

Primero hice los cálculos para las neuronas, el billón de células nerviosas que transmiten señales eléctricas en tu cerebro como si fueran cables. Las neuronas son delgadas y largas: si las colocaras en fila, darían la vuelta a la Tierra unas cuatro veces. Transmiten señales eléctricas al transportar átomos de sodio y potasio a los que les falta un electrón (y por lo tanto, tienen carga positiva). Si conectas un voltímetro a una neurona en reposo, medirás 0.07 voltios entre el interior y el exterior de la célula. Hay una reacción en cadena, llamada activación, que se propaga a lo largo de la neurona a 320 km por hora, mientras que cerca de un millón de átomos de sodio entran en la célula. El axón se recupera rápidamente y las rápidas neuronas pueden repetir este proceso más de mil veces por segundo.38

  • Cole Porter "Qué es eso llamado amor?" 1929

Amor. ¿Es lo más bonito del mundo? ¿O más bien una caja de pandora de sentimientos? ¿Es algo complicado? ¿O es lo más sencillo del mundo? ¿Es posible explicarlo científicamente? Domina nuestra vida –lo disfrutamos o lo buscamos–, y cuando se nos despoja de él, el mundo parece venirse abajo. Las numerosas fectas del amor nos mantienen tan ocupados que, desde tiempos inmemoriales, cada poema, libro, pieza musical o película trata del amor una y otra vez sin que deje de ser nuevo o fascinante. Y es así. Porque el amor es la clave de la pervivencia del ser humano. No es de extrañar que el amor esté regido por mecanismos biológicos potentes y sorprendentemente sencillos. Sin embargo, estos mecanismos no solo influyen en nuestra vida amorosa, sino también en muchos aspectos de nuestro comportamiento social. Algunas hipótesis recientes señalan que las complejas consecuencias de las conexiones sociales son en parte responsables de la complejidad e incluso del excepcional tamaño del cerebro humano (Dunbar y Shultz, 2007). El amor es muy sencillo, pero sus consecuencias tienen un largo alcance.

Para los neurobiólogos: sin duda el amor no se puede controlar de forma voluntaria. Parece radicar en áreas del cerebro primitivas y profundas. No sorprende que esto ya haya sido demostrado gracias a escáneres cerebrales en humanos y animales. Tampoco sorprende que la última investigación sobre el cerebro a nivel molecular haya desvelado una estrecha relación entre la adicción y el amor.

En general, se constata que nuestra biología define de una manera sorprendentemente fuerte nuestra actividad humana. En parte, la definen nuestros patrones de comportamiento heredados geneticamente, y en parte las experiencias de la infancia que dejan huella en el cerebro. Algunos patrones de comportamiento y diferencias personales se pueden explicar biológicamente, pero esto no nos exime de ser responsables de nuestras decisiones y acciones. Ser organismos biológicos es una parte de la naturaleza humana.

En primer lugar: A la mayoría nos gusta decidir por nosotros mismos quién nos viene mejor, a la intuición no la gana nadie en este aspecto. Ninguna agencia, ningún asesor ni ningún formulario de evaluación psicológica puede ganar a la intuición.

Me siento atraído por ti!

La búsqueda de parejas similares a nosotros mismos es común en muchas especies. El término biológico para describir esto es "homogamia". ¿Pero cómo se puede conseguir una pareja lo más genéticamente parecida a uno mismo? La respuesta es muy sencilla: Los parientes genéticos son parecidos a nosotros en la apariencia exterior. ¿Y cómo puedes reconocer eso (sobre todo cuando, si fueras un humano prehistórico, no tendrías espejo)? La respuesta a esta cuestión se llama "impronta sexual". Como nuestros padres son los parientes más cercanos, buscamos a una pareja (hombre o mujer) que se parezca a ellos lo más posible.

Por lo tanto, de media, la gente sigue unos criterios biológicos básicos al buscar una pareja, a pesar de las influencias culturales, sociales y cognitivas. Sin embargo, es necesario señalar que nuestro comportamiento y nuestra elección de pareja son complejas. Todavía se desconocen y quedan por descubrir muchas influencias, mientras que muchas otras influencias tienen más en común con nosotros como individuos cognitivos que como seres biológicos perfeccionados evolutivamente.

Querría añadir algo más: Que acabemos siendo felices con nuestra pareja no depende necesariamente de que cumpla todos los criterios relevantes desde el punto de vista biológico, óptimos desde el punto de vista genético o beneficiosos desde el punto de vista evolutivo. Estos criterios establecidos por la evolución solo ayudan a transmitir nuestros genes durante el mayor tiempo posible. Nuestra felicidad personal puede estar totalmente alejada de esos criterios.

También es necesario aclarar lo que significa en el contexto de dimensiones neuronales: un cubo de 3x3x3 milímetros, es decir, de 27 milímetros cúbicos, contiene, según algunos cálculos y en función del área cerebral, de 500 000 a dos millones de neuronas, cuyo valor medio se calcula cada dos segundos.39

  • El papel del nervio vago.

Un tercer factor biológico da forma a tu personalidad actual. Se trata del décimo nervio craneal. Representa la línea de conexión principal entre tu cerebro y tu cuerpo, y tambiémn se le conoce como el nervio vago. Origina del bulbo raquídeo y atraviesa los órganos internos. Pero su objetivo principal es conectar tu cererbro a tu corazón. Ya sabes que tu ritmo cardiaco se acelera cuando te ofenden o cuando te amenazan. Esto se le puede atribuir a la reacción "lucha o huida", heredada de nuestros antepasados. No obstante, lo que igual no sabes es que tu nervio vago es el que calma a tu corazón aceleradon mediante la activación (junto con oxitocina) de otra reacción también primitiva, "calma y conexión".

En el contexto de la idea de que el amor es igual a apego, queda patente que tu nervio vago es un poste biológico activo que apoya y coordina tu experiencia amorosa. Este nervio se escapa a tu consciencia. Estimula músculos faciales pequeños que se encargan de entablar contacto visual y de sincronizar tu expresión facial con la de otra persona. Incluso ajusta los pequeños músculos de tu oído medio para que puedas oír mejor la voz de otra persona a pesar del ruido ambiente. De una manera apacible pero drástica, el nervio vago incrementa las posibilidades de surja afecto entre ambas personas. Aumenta las posibilidades de una resonancia positiva.

La nueva ciencia del amor deja patente que tu cuerpo funciona como un verbo. Por supuesto, algunas características de tu cuerpo, como tu ADN o el culor de tus ojos, son relativamente constantes. No obstante, tu cerebro registra en todo momento las condiciones de vida que cambian constantemente. Además, coordina el flujo de sustancias bioquímicas que a su vez cambian tu cuerpo y tu cerebro desde dentro, a nivel celular. Tu cuerpo toma la iniciativa. Envía todo lo que sientes de forma extraordinaria (tus momentos de resonancia positiva, o sin resonancia) a todas las partes del cuerpo, te prepara para los momentos de salud y enfermedad y, en mayor o menor medida, también para los nexos afectivos.

Los rasgos característicos del amor son la preocupación y el interés por otros, una inquietud genuina que te hace rezumar confianza y empatía. Un artículo que salió hace un tiempo intentaba identificar el rasgo más importante del amor, mediante la aplicación de todas las variedades de amor, desde el romántico al platónico, pasando por el parental. Determinó que la preocupación y el interés, o de manera más abstracta, la "inversión en el bienestar de otra persona única y exclusivamente por conseguir su felicidad", es la huella esencial y omnipresente del amor. La preocupación y el interés hacen que prestes más atención a las necesidades de otras personas, que percibas y proceses la información que te llega de forma más atenta y que protegas a tus congéneres frente a una pérdida. Además, la próxima vez que te veas con alguien con quien compartas micromomentos de resonancia positiva, el amor conducirá a unas reacciones positivas más automatizadas si cabe; ambos asumiréis que tenéis una actitud mutua favorable, lo que os permitirá disfrutar de más momentos de resonancia positiva. Según algunos estudios, tu interacción diaria con amigos y compañeros de trabajo sería más alegre y placentera si aprendes a prestar atención a los microelementos del amor.

Explicado de forma sencilla: El amor conduce a un cambio de actitud importante.

Piensa en cómo un partido de fútbol o un concierto puede evocar una resonancia positiva a gran escala. Mediante cánticos, canciones, desfiles, bailes u otro tipo de acciones simultáneas sincronizadas e intensas, se puede crear un sentimiento profundo de solidaridad grupal capaz de absorber a todo un estadio.

Conviértete

Con el tiempo, el amor desencadena movimientos de onda. Cuanto más a menudo experimentes una resonancia positiva al día, mayor influencia tendrás en lo que te vayas a convertir.

Perspectivas de futuro

Hemos visto cómo el amor envía sus movimientos de onda a través del tiempo y el espacio. Según algunos estudios, tu consciencia se expande de manera automática en un momento de resonancia positiva, por lo que tanto tú como otras personas aprendéis a apreciar este momento más que de costumbre. Además, tu cuerpo comienza automáticamente a inclinarse hacia otra persona y a estar de acuerdo con ella, lo que pone en marcha un baile sutil y sincronizado que refuerza vuestro afecto. Con el tiempo, estos intensos momentos te acaban cambiando. Contribuyen a extender tu red social, reforzar tu existencia, aumentar tu sabiduría y mejorar tu salud física. Asimismo, el amor es totalmente personal. Se desarrolla en tu cuerpo y en tu mente y, con su ayuda, como si fuera una ola, culmina en cada nuevo micromomento de afecto: en cada sonrisa, risa, conocimiento o acuerdo en común que compartes con otros. Por lo tanto, aunque estos microelementos son absolutamente personales y volátiles, cada vez son más objeto de investigaciones científicas. Por primera vez, puedes oservar y apreciar el amor no solo desde el punto de vista personal y subjetivo, sino también desde el punto de vista objetivo y científico. De esta manera entenderás mejor por qué tu cuerpo y tu mente se han creado para el amor y no pueden sino beneficiarse de él. Aprender a buscar el amor más a menudo y no solo te mejorará el humor, sino también el de tu alrededor y el del mundo, más allá de lo que tú y yo podamos imaginarnos hoy. Hay multitud de ocasiones para el amor. Tú decides si aprovecharlas y, por consiguiente, vivir una vida plena.40



  1. Alexander Loyd, Beyond Willpower, 2015
  2. Hans-Peter Dürr, Marianne Oesterreicher, We Experience More than We Understand: Quantum Physics and the Question of Life, 2001
  3. ‘Quantum Entanglement’, BBC News, 2 April 2016
  4. Prof. Amit Goswami, Quantum Creativity, 2014
  5. ‘Physik-Nobelpreis 2015: Jäger der Geisterteilchen’, Spiegel Online, 11 October 2015
  6. ‘Physik-Nobelpreis 2015: Jäger der Geisterteilchen’, Spiegel Online, 11 October 2015
  7. Alex Loyd, The Greatest Principle. Unlocking the Hidden Keys to Ultimate Success in All Areas of Your Life. From Stress to Success, 2014
  8. Paul Jakubczyk, Earthsong, Raum & Zeit, Thema Holistische Wissenschaft, Issue 21, 2014
  9. Manfred Spitzer, Wulf Bertram, Hirnforschung für Neu(ro)gierige - Braintertainment 2.0.
  10. Ulrich Warnke, Quantum Philosophy and Spirituality: The Key to Secrets of Human Being Bound Edition, 2011
  11. Ulrich Warnke, Quantum Philosophie and Spirituality. The key to the secrets of human being, 2011
  12. Dr. Joe Dispenza, Breaking the Habit of Being Yourself: How to Lose Your Mind and Create a New One, 2012
  13. Dr. Med. Lothar Hollerbach, The Quantum Code. Healing and Self-Healing through the Primal Energy, 2012
  14. John Brockman, How does the world work?, 2014
  15. Lawrence M. Krauss, A Universe from Nothing: Why there Is Something Rather than Nothing, 2012
  16. Benjamin Bahr, Jörg Resag, Kristin Riebe, Fascinating Physics, 2013
  17. Paul Parsons, Scientific Theories in 30 Seconds, 2015
  18. Bruce H. Lipton, Steve Bhaerman, Spontaneous Evolution: Our Positive Future and How to Reach It, 2009
  19. Pam Grout, E³ Nine More Energy Experiments that Prove: Manifesting Magic and Miracles Is Your Full-Time Gig, 2014
  20. Gehirn und Geist Basiswissen 2/2011; Nils Brose, Ludwig Kolb, Contact Points in the Limelight
  21. Gehirn und Geist Basiswissen 2/2011; Benjamin Wilhelm, William Zhang, Silvio Rizzoli, To The Synapse, Please!
  22. Penney Peirce, Frequency, Trinity, 2009
  23. Dieter Broers, Checklist Energy: Seven Strategies of How to Heal a Burn-Out and a Lack of Energy with Cosmic Energy
  24. Bruce H. Liton ‘Intelligent Cells: How Do Experiences Command Our Genes’, Biology of Beliefs, Mountain of Love/Elite Books
  25. Dieter Broers, Thoughts Create Reality: The Laws of Consciousness
  26. Alexander Loyd, Beyond Willpower, 2015
  27. Lynne McTaggart, The Field: The Quest for the Secret Force of the Universe, 2002
  28. Max Tegmark, Our Mathematical Universe. My Quest for the Ultimate Nature of Reality, 2014
  29. Lynne McTaggart, The Intention Experiment: Using Your Thoughts to Change Your Life and the World, Studio Astropsychlogii, 2012
  30. Paul Davies, Cosmic Blueprint: New Discoveries in Natures Ability to Order Universe, Copernicus Center Press
  31. Bill Bryson, A Short History of Nearly Everything, 2003
  32. Lynne McTaggart, The Bond. How to Fix Your Falling-Down World
  33. Pierre Franckh, The DNA Field and the Law of Resonance: Creating Reality through Conscious Thought and Das Gesetz der Resonanz
  34. Larry Young, Brian Alexander The Chemistry Between Us. Sex, Love, and The Science of Attraction
  35. Marcus Chown, Govert Schilling Tweeting the Universe. Tiny Explanations of Very Big Ideas
  36. Bryan Gaensler, Extreme Cosmos
  37. Jim Baggott, Higgs: The Invention and Discovery of the ‘God Particle’, 2012
  38. Max Tegmark, Our Mathematical Universe, My Quest for the Ultimate Nature of Reality, 2014
  39. Andreas Bartels, Die Liebe im Kopf - Uber Partnerwahl, Bindung und Blindheit.
  40. Barbara L. Fredrickson, The Power of Love: A New Look at the Greatest Feeling, Love 2.0., Campus, 2013